Mi?rcoles, 06 de octubre de 2010

Oraci?n compuesta por Don Marcelino a la Sant?sima Virgen, con el entra?able t?tulo de Madre de los Desamparados.

Amp?ranos, Se?ora y Madre nuestra. Ampara a nuestras familias, a nuestros pueblos, nuestra Espa?a, a nuestro mundo actual. Aleja guerras y discordias. Une los corazones divididos con la alegr?a de sentirse junto a T?, hijos tuyos. Da, a los que tienen y pueden, ojos de misericordia y coraz?n abierto. Da a todos pan, abrigo y amoroso hogar. Da salud a los enfermos, paciencia en el dolor a los que sufren, consuelo a los tristes, ilusi?n a quienes la ha perdido. Aparta de las mentes el error y de los corazones la debilidad. Mueve a los pecadores a volver en s? y a los justos a virtud m?s alta. Haz que vivamos cant?ndote y que vayamos, con tu nombre en los labios, a contemplarte en la Gloria junto a tu Hijo Jesucristo, que con el Padre y el Esp?ritu Santo vive y reina Dios por los siglos de los siglos. Am?n.

?(el se?or Arzobispo describe el ?traslado? de la Virgen de los Desamparados).

Esa Virgen no la llev?is vosotros, valencianos; va Ella sola. Es de carne y hueso, Est? viva. Se siente llena de materna inquietud en el vaiv?n incesante del viaje. Se baja, a veces para perderse en el mar de cabezas api?adas.?Se inclina a la derecha y a la izquierda profundamente como si tropezara y cayera. Es la Madre que va ofreciendo la cara a los innumerables hijos que se le echan al cuello, para comerla a besos, mientras unos, agit?ndose sobre los hombros de sus hermanos, la piropean en arrebato de piedad. El aire se cuaja de flores, aplausos y gritos, cuando se yergue Ella soberanamente materna sobre las acariciadas cabezas de los suyos.


Publicado por luis.mo @ 14:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios