Mi?rcoles, 27 de octubre de 2010

??? Juan XXIII y Marcelino Olaechea

??? Yo he venido con una sola ambici?n; una sola, pero insaciable. Esta ambici?n me la peg? Jesucristo; esta ambici?n se la han metido en el tu?tano de los huesos a este pobre pecador todos los santos, y entre ellos mi dulc?simo patrono san Francisco de Sales y San Juan Bosco, mi padre y mi modelo. Una sola cosa quiero; no quiero dinero; no quiero m?s dinero que el que pidan las obras e Dios y la obra de Dios en los pobres; no quiero honores, que bien confundido estoy con los que me han llovido inesperada e indeclinadamente encima; no quiero paz ni sosiego cuando de los intereses de la Iglesia se trate. Una sola cosa quiero y la quiero con el mayor deseo, una sola cosa quiero con todas la fuerzas de mi ser: Hijos m?os, ?ayudadme a salvar mi alma! Hijos m?os, ?ayudadme a salvar vuestras almas!

???? Rogad a Dios que me de la muerte cuando mi existencia al frente de esta di?cesis no sea un mayor bien para la salvaci?n de? mi alma o no sea un mayor bien para la salvaci?n de vuestras almas. Que Dios me de la muerte o el Vicario de Jesucristo, el dulc?simo Jes?s en la tierra, me descargue de esta responsabilidad.

(Pamplona, 10 de noviembre de 1935)


Publicado por luis.mo @ 13:11
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios